viernes, 26 de julio de 2013

Los trabajadores infantiles domésticos son a menudo explotados y en algunos casos, las condiciones de trabajo son peligrosas.
 Tienen poco descanso, se les priva de tener tiempo de esparcimiento, no tienen afecto ni apoyo emocional y muchas no reciben salario.
Que los niños, niñas y adolescentes trabajen, no solucionará ningún problema, lo mejor es que inviertan su tiempo en estudiar, solo así asegurarán un mejor futuro.

¿Por qué prevenir el trabajo infantil doméstico?

Las y los trabajadores infantiles domésticos son a menudo explotados y, en algunos casos, las condiciones de trabajo son peligrosas: tienen poco descanso, se les priva de tener tiempo de esparcimiento, no tienen afecto ni apoyo emocional y muchas no reciben salario. La edad promedio de las niñas, niños y adolescentes que se emplean en esta actividad es entre 12 y 17 años, aunque algunos tan solo tienen 7 años de edad. 
“Muchas veces dicen que los niños ayudan o apoyan, pero en realidad están trabajando en alguna casa. Muchas veces no se les paga o realizan labores a cambio de ropa o un plato de comida. Cuando los padres mandan a sus hijos a trabajar es porque piensan que les irá mejor, pero en la mayoría de los casos no es así, se cometen abusos contra estos menores”, dijo Sofia Mauricio, del Consejo Directivo de la Asociación Grupo de Trabajo Redes y Coordinadora de la Casa de Panchita.
Sofía Mauricio, trabajó desde los siete años, y conoce la realidad por la que atraviesan los menores que realizan trabajo doméstico. “Uno se enfrenta a muchas humillaciones, lo peor es que uno se queda callado para no preocupar a la familia o porque recibe mayores amenazas. A la hora de dar trabajo te ven como adulto, pero a la hora de hablar de derechos se olvidan de uno, no cuentan ni toman la voz de los niños”, acotó.

Mauricio recomendó a los padres no truncar la vida de sus hijos pensando que trabajar los ayudará a mejorar su economía. “Mucho mejor es que los niños, niñas y adolescentes se dediquen a estudiar, solo así se podrá tener mejores oportunidades en el futuro”,
BENEFICIOS PARA ELIMINAR EL TRABAJO INFANTIL EN EL PERU
Para garantizar un futuro mejor para la sociedad en general, es necesario que los niños y niñas disfruten de su niñez, jueguen, aprendan y se preparen para una vida laboral digna.
La OIT realizó una investigación que lleva por nombre “Invertir en todos los niños: Estudio económico de los costos y beneficios de erradicar el trabajo infantil” en el que demuestra que los costos económicos en que, a lo largo de 20 años, incurrirían los gobiernos y familias por educar a todos los niños y niñas en lugar de permitir que trabajen, son inferiores a los beneficios de largo plazo generados por una mayor educación y salud, con un beneficio económico neto para las personas, las familias y la sociedad en general.
¿Cuáles son los beneficios de erradicar el trabajo infantil?
Es un tema de inversión en el futuro. Es necesario invertir para que los niños sean productivos pero sobre todo felices, si son felices sus familias también lo serán, su entorno será el adecuado y sin duda beneficiará al país”, dijo Silvana Vargas, investigadora, docente de la Universidad Católica.
Vargas dijo en el programa La Rotativa del Campo que es necesario identificar en las zonas rurales, aquellos trabajos que afectan al niño (como el contacto con sustancias tóxicas, venta de ladrillos, etc) y aquellas labores que le pueden generar autonomía.
“Es necesario trabajar de manera articulada. Primero los padres deben entender que si sus hijos trabajan no van a salir de la pobreza, los maestros deben identificar qué alumnos tienen este problema y  se les debe ayudar de inmediato porque están afectando su futuro”, señaló.
Asimismo indicó que la meta de los padres, maestros y autoridades debe ser que todos los niños, niñas y adolescentes culminen sus estudios sin trabajar.

¿Qué opinan los niños sobre el trabajo infantil?

A los niños se les escucha y se les pregunta poco. pero sabemos acaso ¿qué piensan y sienten las niñas y niños que trabajan?, ¿será necesario que ellos opinen sobre el trabajo infantil?
Es importante escuchar las opiniones y los sentimientos  de los niños, niñas y adolescentes trabajadores,  pero aún más importante es tomarlos en cuenta para buscar juntos con ellos, las soluciones a sus problemas, incorporando sus ideas en el diseño de las políticas públicas.
 Los niños, niñas y adolescentes, pueden analizar su realidad, brindando respuestas y alternativas sobre cómo enfrentar el trabajo infantil y cómo les afecta directamente. “Hemos trabajado con niños, niñas y adolescentes de Puno, y cuando conversamos sobre el trabajo infantil, ellos manifiestan con temor y preocupación que es una realidad que les gustaría cambiar. 
Su trabajo es duro y no les da tiempo para hacer sus tareas. En los talleres piden al Gobierno y a todas las instituciones que luchen por cambiar su realidad”, dijo Juan Valero, Director de la Ong Red Titikaka.   Valero indicó que si bien el índice de trabajo infantil ha disminuido, es necesario seguir trabajando por erradicarlo completamente.
ENKASA: Campaña contra el trabajo infantil doméstico en el Perú